Nimajuyú como vivienda, una historia de 36 años

Prensa Comunitaria KM169
4 min readSep 26, 2017

Por: Nelton Rivera

Fotografía Nelton Rivera.

La tarde del domingo 24 de septiembre está acompañada de una llovizna permanente. Mientras se camina en medio de los módulos, se puede adivinar qué tipo de comida están preparando, las cocina de cada apartamentos da al corredor principal, por la llovizna no hay niños saltando, ni subiendo los árboles y parques que aún quedan entre los módulos.

A pesar que de lo reducido de la sala de cada apartamento en las plantas bajas, se las ingeniaron para instalar tiendas, mini supermercados, tortillerías, barberías o salones de belleza, en las terrazas del 4 nivel de cada uno de los edificios se ven los platos multicolores, rojos, grises o azules de las antenas de cable-televisión, internet de las empresas, con dificultad se podrá encontrar ya una antena de televisión con varillas de aluminio, hierro u otro material.

La zona 21 fue de las zonas de la ciudad capital que fueron adhiriéndose por su acelerado crecimiento poblacional, estamos hablando de 1952 durante el gobierno democrático del coronel Jacobo Árbenz Guzmán. La migración interna desde los departamentos y comunidades hacia la ciudad capital fue empujando hacia zonas periféricas a una gran cantidad de personas, así se extendieron las áreas dormitorio, en su mayoría con gente de escasos recursos o empobrecida.

Arana Osorio en la década de los años 70, impulsó en la zona 21 precisamente la construcción de viviendas populares, así surgió la colonia Venezuela, Justo Rufino Barrios I con 46 años, La Justo II y III, Güajitos, Vásquez y Nimajuyú. [1]

Para 1981 bajo la dictadura de Romeo Lucas García, el Estado comenzó a construir Nimajuyú, la segunda etapa de edificios se comenzó en 1986 y fueron un aproximado de 22 módulos y 3,456 apartamentos construidos [2] que prácticamente la convierten en una pequeña ciudad. Luego de la experiencia del terremoto del 76 estos edificios fueron construidos como antisísmicos.

Paralelamente a este complejo multifamiliar en las zonas de barrancos y terrenos baldíos, el movimiento de pobladores también extendió su lucha por el acceso a la tierra, muchos asentamientos humanos fueron asentándose en estas áreas, el Estado dejó de atender la construcción de vivienda y la mayoría de recursos públicos los destino a la guerra, luego de la firma de la paz la situación sigue siendo la misma.

Nimajuyú con el paso de los años siguió creciendo, a sus alrededores se construyeron residenciales, se lotificó y la población aumentó, 36 años marcan la vida de muchas generaciones que nacieron y crecieron en este complejo de edificios.

La pobreza y la falta de vivienda es alarmante, alrededor de Nimajuyu I por ejemplo se extendieron en los últimos 15 años los asentamientos Santa María La Paz I, II, III y el asentamiento Nuestra Realidad, el Ranchón y las Victorias.

El problema habitacional en el país sigue sin solucionarse en medio de un mercado inmobiliario salvaje que impone precios altísimos, destruye áreas verdes completas y rompen con el sentido de construcción de tejido social y comunitario, prácticamente estamos frente a un modelo de construcción que aísla a sus habitantes, los encierra y alimenta su miedo por la inseguridad.

[1] Silvia Lemus. La Justo Rufino Barrios cumple 44 años. Prensa Libre. 4 de julio 2015. http://www.prensalibre.com/hemeroteca/la-justo-rufino-barrios-cumple-44-aos

[2] Solel Boneh. http://solelboneh.com/web/historia

Tesis de Arquitectura, Mercado Sectorial, Marco Antonio de León/BANVI, 1993
Fotografía Nelton Rivera.
Fotografías Nelton Rivera.
Fotografía Nelton Rivera.
Fotografía Nelton Rivera.
Fotografía Nelton Rivera.
Fotografía Nelton Rivera.
Fotografía Nelton Rivera.
Fotografía Nelton Rivera.

--

--

Prensa Comunitaria KM169

Hacemos periodismo comunitario, feminista y autónomo, documentamos la voz de los pueblos y sus diferentes luchas.#Periodismo #Investigación #Comunidades